1. Nadie sabe si el aceite de coco es realmente seguro.

El hecho de que es seguro (y delicioso) para comer y cocinar con no significa que es seguro de usar al momento de la relación sexual o simplemente para lubricar las partes íntimas. No ha habido ningún estudio científico que considere el uso de aceite de coco como lubricante personal, y por esa razón, todavía hay mucho que no sabemos acerca de sus efectos.

La comestibilidad por sí sola no es un factor determinante para determinar si una sustancia es segura de usar como lubricante. Y el aceite de coco tiene muchas otras propiedades que lo convierten en un lubricante personal menos que ideal.

Por ejemplo, el aceite de coco se considera comedogénico – lo que significa que puede obstruir los poros. Para algunas personas esto no es un problema, pero para otros puede causar golpes e irritación de la piel que entra en contacto con el aceite.

2. El aceite de coco interrumpe el equilibrio natural de la vagina.

Una de las cosas más interesantes sobre el aceite de coco es su increíble propiedades antivirales y antibacterianas, por lo que tanta gente lo usa para curar cortes, raspaduras y quemaduras.

Pero a diferencia de los aceites y lubricantes que disponemos en 2000sexshop, el aceite de coco cuenta con la capacidad de matar a los virus y las bacterias es la razón exacta de que el aceite de coco no tiene absolutamente ningún negocio dentro de usted durante el sexo.

La vagina es un territorio complicado, con bacterias buenas y malas constantemente luchando por el control. Añadir una sustancia antibacteriana en la mezcla interrumpe el proceso y puede conducir a infecciones que con las que ninguno quisiera estar implicado.

3. El aceite de coco tiene todas las desventajas de otros lubricantes a base de aceite.

Dado que el aceite de coco es (obviamente) un aceite, tiene los mismos problemas que cualquier otro lubricante o aceite. Por un lado, el aceite de coco no es compatible con látex, lo que significa que no se puede utilizar con condones tradicionales y una cantidad considerable de juguetes sexuales o juguetes eróticos. Como cualquier tipo de aceite, inevitablemente, le dejará con una capa de aceite que es difícil para nuestro tejido humano a base de agua para romper. Así que, ya sea que estés utilizando un condón o no, los lubricantes a base de agua son siempre una opción más segura.

4. El aceite de coco no es fácil de usar.

Si has estado usando aceite de coco como lubricante, es hora de empezar a pensar si vale la pena el riesgo. Un lubricante orgánico de alta calidad a base de agua es todo lo que necesita para sentirte seguro a la hora de estar en la intimidad con tu pareja, sin ningún tipo de problemas de compatibilidades con tu repertorio de juguetes eróticos, entiéndase como dildos, vibradores, etc.